Moroleón, Gto.- A propósito de la celebración del centenario del Panteón Dolores, autoridades municipales encabezadas por el Lic. Jorge Ortiz Ortega, Presidente Municipal, acompañados de familiares del Mayor Jesús Gordillo Gordillo, uno de los principales gestores de dicho cementerio, se constituyeron en el mencionado panteón para develar la placa conmemorativa y honrar la memoria de tan insigne personaje Moroleonés.
Primeramente, se rindieron honores a nuestro lábaro patrio y se dio lectura a una reseña histórica del panteón a cargo del cronista de la ciudad Lic. Rosendo López, para posteriormente el Alcalde Municipal acompañado de la Profra. Lucila Gordillo Graciano, hija del Mayor Jesús Gordillo Gordillo, develar la placa conmemorativa y finalizar con la bendición del párroco de la ciudad Lucio Ramos Hernández.
Dos cementerios antecedieron el actual panteón “Dolores”. El primero de ellos, fue habilitado a finales del siglo XVIII, cuando la familia Guzmán López, coheredera en turno del territorio donde hoy se ubica la ciudad de Moroleón, se trasladó desde Yuriria para fundar en él un caserío al que dio el nombre de La Congregación. Tal cementerio se ubicaba a espaldas de un pequeño oratorio que la familia Guzmán había construido en honor a San Juan Bautista. Ese lugar se ubica justo bajo la sacristía del templo expiatorio del Señor de Esquipulas.
El segundo cementerio fue habilitado por el año de 1850, cuando una pandemia de cólera morbus causó graves estragos en México. Dado que la Congregación se encontraba libre de epidemia, se decidió auxiliar a los habitantes del pueblo vecino de Uriangato habilitando una fosa común para que ellos tuvieran dónde depositar a sus víctimas de esa epidemia. Ese cementerio se ubicaba justo debajo de donde hoy se encuentra la Escuela Secundaria General “Defensores de Moroleón”.
Finalmente, en el año de 1918, una terrible pandemia de fiebre amarilla arrasó con la vida de más de 50 millones de personas alrededor del mundo. De acuerdo con el Cronista Alfonso Ortiz Ortiz, en Moroleón hubo días en que se registraron hasta 200 muertos “se dieron muchos casos de personas que en la mañana habían acudido a enterrar a algún deudo y por la tarde tenían que enterrarlas a ellas”. En ese contexto, en que los encargados del cementerio no se daban abasto en abrir tantas fosas, por iniciativa del alcalde Moisés López se acordó habilitar el cementerio Dolores. De acuerdo con sus descendientes, este terreno fue donado al municipio por el mismo Sr. López; por otra parte, los muros perimetrales se costearon a partir de la venta de una partida de ganado que miembros de la defensa de Moroleón en tiempo de la Revolución, lograron arrebatar a una gavilla de abigeos.
Entre los miembros más destacados de esa guardia civil se encontraba, por supuesto, el Mayor Jesús Gordillo Gordillo.

Comentarios

Comments are closed.

Apkee Workshop © 2016